Identidad de hierro

De las conversaciones mantenidas con el artista y de la contemplación de sus obras, he podido conocer cómo Kieff Antonio Grediaga pertenece a aquella estirpe de escultores que como Anthony Caro, o el mismo Chillida entre nosotros, prefieren “ciento volando que pájaro en mano”, y en este sentido viene manifestándose su sensibilidad a través de una rica diversidad poética y multiplicidad formal que implica, sin embargo en Grediaga una unidad de estilo, aunque siempre dentro de una lógica evolución, ésa que le ha llevado hasta este interesante momento en que en la plenitud de su madurez aparecen enormemente simplificadas aquellas formas germinativas, aquellas formas de su primer encuentro con la madera en el taller paterno, siempre en una profunda búsqueda por el camino de la simplificación, partiendo de un movimiento interior de enorme intensidad que ha logrado concretarse en estas nuevas formas que han exigido del artista acudir al rigor de un nuevo material: el hierro.

Si “la vida es una pasión inútil” como Jean Paúl Sartre y los existencialistas quisieron mostrarnos a la gente de mi generación, la vida y la obra de este taumaturgo de la materia bastarían para convencernos de lo contrario, pues la vida de Kieff Antonio Grediaga muestra en todo su esplendor el fulgor de una pasión, una pasión instintivamente atemperada por su capacidad para profundizar en las cosas. Y aquel sentido para establecer un orden aprendido en el taller paterno en su adolescencia tendrá para siempre su reflejo en cuanto realizó y viene realizando.

Asistiendo al taller del artista aprendemos que la compenetración poética de éste con sus materiales parte de una actitud decididamente presocrática. Grediaga observa el fluido de la vida, el mundo y sus secretas leyes invisibles, y con sutil penetración se adueña de la esencia de las cosas para de inmediato devolvérnoslas transformadas en enigmáticos objetos; objetos que los demás reconocemos como obras de arte, obras por otro lado como las que vemos en esta exposición que tienen su origen en el aliento espiritual de aquel visionario espacio creado por Manuel de Falla, y que ostentan los sugestivos nombres de El Paño Moruno, Nana,  Polo, etc. Creaciones todas ellas que forman ya parte del rico acervo de la cultura española. Manifiesta así el artista su gran capacidad para sintonizar con el lirismo subterráneo de las cosas.
Nómadas es una serie de esculturas, realizadas en hierro, que Grediaga nos mostró hace unos años en el Centro Cultural de España en La Habana. El nombre de estas piezas arrastra en sí mismo mucho de la inquietante trayectoria del artista y en ellas ya aparecía este sentido constructivo que hoy muestra toda su plenitud en estas Siete canciones populares españolas con Abanico taurino. Se “funden” aquí todas las inquietudes creadoras que Grediaga viene mostrando, manifestando en un lenguaje escultórico rotundo todos los perfiles de su rica y profunda sensibilidad plural. Formas aéreas, formas expansivas, muy cercanas a las notas musicales que manejó en sus pentagramas, formas geométricas definitivamente cartesianas. Formas en fin, absolutamente sometidas al imperio de este artista que ha encontrado en el hierro el elemento definitivo y sonoro para mostrarnos en toda su plenitud un mundo llamado Kieff Antonio Grediaga.

 

(Fragmento de Kieff Antonio Grediaga: Identidad de Hierro por Manuel Romero.)

MANUEL ROMERO:


Doctor en Arte. Licenciado en Filosofía. Estudios realizados en La Sorbonne de París y la Universidad Complutense de Madrid. Crítico de arte y comisario de exposiciones internacionales. Ha presentado el arte contemporáneo español  con el Ministerio de Asuntos Exteriores en Europa, Iberoamérica y Oriente Medio. Especializado en el mundo árabe. Escritos sobre la obra de Henry Moore, Miró, Pierre Alechinski, Chillida, Palezuelo, Gerardo Rueda, José Guerrero, Gustavo Torner, etc., y las nuevas generaciones españolas. Colaborador del Ministerio de Cultura, Instituto Cervantes, Ministerio de Cultura de Egipto y de la nueva Biblioteca de Alejandría. Escritos en revistas especializadas. Conferenciante. Está en posesión de las medallas de honor de las bienales de arte de El Cairo, Alejandría y Sharjah (Emiratos Árabes Unidos).
 

fondo pie2.jpg

Fundación Kieff Antonio Grediaga
Arte y Cultura